INICIO
Comprender el humanismo
Patrimonio mundial de la UNESCO
Información
Nuestros enlaces
 

 
 

 

La palabra humanismo aparece por primera vez en el siglo XIX y su sentido general es el de “cultura literaria”, en oposición a “cultura técnica o científica”.
El humanismo de los siglos XV y XVI presenta dos vertientes.
Ante todo es un movimiento cultural – estético, literario y pedagógico – motivado por el deseo de sus partidarios de liberarse del pensamiento dominante en esos campos, volviendo a las fuentes antiguas (reditus ad fontes). El humanismo es, si se quiere, un movimiento progresista que obtiene sus recursos del pasado. Por otro lado, es una disciplina científica, la filología de las lenguas antiguas, basada en el método, o principio de método, la crítica de los textos. Podemos también definir el humanismo como el estudio, la explicación, la imitación y la promoción de la cultura antigua realizadas para devolver lo que es más humano al ser humano, su lenguaje, más bello y elocuente.

El pensamiento dominante contra el cual los humanistas reaccionaron se llamaba habitualmente “escolástica”. El entusiasmo legítimo generado por el redescubrimiento de Aristóteles durante el siglo XI y la necesidad de basar el cristianismo en un sistema filosófico lógico terminaron por modificar profundamente la naturaleza de los estudios secundarios y superiores.
Entre las tres disciplinas de base (el trivium): la gramática, la retórica y la dialéctica, esta última siempre tendía a tomar mayor importancia entre las otras dos.
En efecto, un lenguaje de la dialéctica, de la comunicación filosófica estaba por fuerza destinado desarrollarse y prosperar. Al mismo tiempo, las órdenes mendicantes (siempre se piensa en la de los Dominicos, fundada en 1216, y en la de los Franciscanos, en 1219) adquirieron cada vez más poder, predominando progresivamente en el sistema universitario. A ojos de los humanistas, la escolástica y los “hermanos” eran los enemigos del buen lenguaje, de la buena letra, del progreso.
¿Cuál era la mejor manera de resistir ante ellos y promover un pensamiento y un estilo más “bellos y elocuentes”? Resucitar y volver a poner en auge la estética de la literatura antigua. Es así que, aún siendo cristianos fervientes, los humanistas buscaron sus modelos en un pasado que no había conocido Cristo. La tensión inevitable entre el cristianismo y el paganismo dará vida a una literatura “neolatina” de inspiración pagana en cuanto a la forma, pero cristiana, o al menos contemporánea, en cuanto al contenido.

En cuanto a la vertiente científica del humanismo, podemos destacar dos aspectos.
En primer lugar, ha hecho avanzar, de manera directa, la ciencia de la crítica textual, gracias a la investigación de los manuscritos y a un mejor conocimiento de las lenguas antiguas. También ha hecho un esfuerzo muy importante para explicar y divulgar los autores antiguos; los humanistas han sabido bien aprovechar la invención de la imprenta (cerca del 1450). Seguidamente, mediante su crítica de los textos, han jugado un papel esencial en la divulgación de otros saberes. No podemos olvidar que las ciencias de la época, naturales o otras, eran muy librescas y literarias. Cuando se trataba, por ejemplo, del uso medicinal de las plantas, los sabios se interesaban más por los cuentos de sus ancianos que por la observación de los efectos reales. Pero la literatura antigua había sido corrompida por el proceso de su transmisión. Esforzándose en restablecer estos textos en su estado primigenio para imitarlos y utilizarlos a propósito, los humanistas se convirtieron en eslabones de gran importancia en la cadena de transmisión. Es así como dominaron en la difusión de la información científica.

James HIRSTEIN
Universitario e investigador, miembro de la Sociedad de Amigos de la Biblioteca Humanista de Sélestat.

BIOGRAPHIEN

Beatus Rhenanus
(1485-1547)

Erasme de Rotterdam
(1467-1536)

Alde Manuce (1449-1515)

Martin Bucer(1491-1551)

Lefebvre d'Etaples
(1450-1536)